China se pintó de blanco tras una gran nevada que ha cubierto los principales puntos del país y los atractivos más emblemáticos. Las postales de sus sitios característicos cubiertos de nieve inundaron las redes sociales. Es que muchos turistas no han dejado de replicar la belleza de este fenómeno con los icónicos monumentos repletos de nieve.

Lo cierto es que la nieve deja a su paso postales divertidas y situaciones complicadas. Resbalones y caídas en la Gran Muralla China congelada fueron una postal típica de la jornada y que se convirtió, por momentos, en una trampa segura para los turistas.