El gobernador Omar Perotti instruyó a la Fiscalía de Estado para que «inicie de manera inmediata los procedimientos administrativos que legalmente correspondan» en el Ministerio de Seguridad, luego de los operativos judiciales que tuvieron lugar en los últimos días por un presunto caso de espionaje ilegal durante la gestión Sain. 

A través del decreto 2651, el mandatario provincial habilitó al fiscal de Estado, Rubén Weder, a que abra una investigación propia con la consecuente posibilidad de aplicar procedimientos disciplinarios para «dilucidar si se han infringido normas que regulan el funcionamiento del Ministerio de Seguridad, y en su caso, determinar, si existieran, las responsabilidades administrativas que correspondieren». 

La decisión es un efecto de la serie de procedimientos a cargo del Ministerio Público de la Acusación que tuvieron lugar el viernes pasado en las sedes de Rosario y Santa Fe de la cartera que comandaba Marcelo Sain, luego de lo cual presentaron sus renuncias más de 10 funcionarios ligados al ahora asesor de Aníbal Fernández en el Ministerio nacional.