En la noche del sábado ambos partidos pactaron que las elecciones fueran el 3 de marzo, pero más tarde salió a la luz que ese día se celebra el homenaje al Soldado Desconocido, por lo que el partido Yad Labanim y varios ministros protestaron.

Entonces surgió el 24 de marzo como opción del Likud y el 25 de febrero por Azul y Blanco.

Tras una reunión entre ambas formaciones, acordaron celebrar elecciones un lunes en contra de la tradición, que hasta ahora se establecía en martes.

Así surgen las fechas del 16 de marzo (Likud) y 2 de marzo (Azul y Blanco), reprodujo la agencia de noticias Europa Press.

En este sentido, el presidente del grupo parlamentario de Azul y Blanco, Avi Nissenkorn, recalcó que la formación «hará todos los esfuerzos hasta el último momento para evitar unas elecciones innecesarias».

«Hemos prometido al público que si el primer ministro en funciones, Benjamin Netanyahu, impide la formación de un gobierno de unidad y nos vemos forzados a disolver el Parlamento, garantizaremos que las elecciones sean lo antes posible», refirió.

FUENTES: Realidad 10 – Telam